CÓDIGO DE ÉTICA

Extensión y límites de mis servicios. Es importante leerlos antes de agendar una cita.

 

El tarot es una herramienta para obtener información, cultivar la intuición y ayudar en la toma de decisiones. En mis lecturas y terapias no hago predicciones, ni garantizo resultados.


Soy una taróloga profesional. Mis servicios como terapeuta no sustituyen a un médico, un abogado o un asesor financiero. No asesoraré sobre estos asuntos y las consultas o terapias no son, de ninguna manera o forma, un reemplazo válido para estos servicios.


Mi misión como taróloga es iluminar, guiar y empoderar. En una consulta o terapia buscaré caminos para mostrarte y estará en ti la decisión de tomarlos o dejarlos de lado.


Toda la información que compartes conmigo en una consulta o terapia, ya sea en persona o en línea, se trata con respeto y se mantiene con la más estricta confidencialidad.


El tarot podrá ayudarte a identificar tendencias, patrones y factores en tu vida. Pero el consultante será responsable único de las decisiones que tome posterior a una sesión.


El tarot es mi pasión y me encanta su poder para fomentar conexiones y encontrar caminos hacia el bienestar, por ello, mi enfoque es únicamente en las lectura del tarot para la conciencia. No soy médium, psíquica o adivina. Aquellos que buscan estos servicios deberían buscar un consultorio afín.


El tarot es un viaje del ser al que se le hace la tirada. No haré lecturas en nombre de otras personas. Tampoco hago lecturas para personas menores de 18 años sin el consentimiento de los padres.


En caso de fallar a una cita programada y preparada, no podré hacer devoluciones, pero con gusto podremos encontrar un nuevo espacio en mi agenda para realizar la consulta o sesión de terapia.


No discriminaré absolutamente a ninguna persona que busque mis servicios. En la CDMX se prohíbe negar, excluir o distinguir el acceso o prestación del servicio a cualquier persona por su origen nacional, lengua, edad, discapacidad, condición social, identidad indígena, identidad de género, religión, formas de pensar, preferencia sexual o cualquier otra razón que tenga como propósito impedir el goce y ejercicio de los derechos humanos


En caso de una situación particular que ponga el riesgo mi integridad, o la de mi espacio de trabajo me reservo el derecho de rechazar el servicio a mi discreción.